Cursed, o La leyenda de la dama del lago, es la adaptación más reciente de los mitos Artúricos con la que Netflix intenta acercarse al público adolescente después de la cancelación de “Las escalofriantes aventuras de Sabrina”.
La serie adapta el libro de Tom Wheeler y Frank Miller , quienes se hacen cargo de la producción protagonizada por Katherine Langford (13 razones), que en su primera temporada padece de falta de ritmo y continuidad: Los primeros cinco episodios poseen una intrigante y atrayente narrativa para crear un gran ambiente, algo ingenua, si. Pero los episodios finales sufren un estancamiento debido a clichés de series juveniles y malas decisiones narrativas.

La trama sigue la leyenda del Rey Arturo contada a través de Nimue (Langford), una joven con un misterioso don destinado a convertirse en la poderosa Dama del Lago, quien en su encuentro un compañero inesperado: el bandido llamado Arthur (Devon Terrell). Juntos se lanzan a la aventura de entregar una espada ancestral a un mago llamado Merlin (Gustaf Skarsgård), mientras encabezan una rebelión contra los terribles Paladines Rojos y el Rey Uther (Sebastian Armesto).

Cursed presenta una mezcla de etnias, lo que hace que la serie sea más representativa: Arthur (Devon Terrell) es un hombre negro, que defiende a los menos favorecidos, distante de la figura caucásica vista en muchas otras adaptaciones. Personajes como Lancelot, Percival, Ginebra y Morgana tienen también nuevas representaciones. En tanto Gustaf Skarsgård, hace del legendario mago Merlín, una suerte de Jack Sparrow de impronta épico-fantástica.

Algo a destacar es como el rol protagónico queda algo grande para Katherine Langford, acaso sea falta de carisma, pero de la mitad hasta el final de la temporada resulta evidente como pierde brillo su interpretación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí