Spider-Man debe ser, junto con Superman, los dos superhéroes que más problemas tuvieron en saltar a la gran pantalla. Lógicamente ustedes dirán ¿Superman? Si, todos nos acordamos de Christopher Reeve, pero más allá de las dos primeras películas, lo que pasó luego fue bastante mediocre para el personaje creado por Jerry Siegel y Joe Shuster. Algo similar le pasó a nuestro amigo arácnido, con dos muy buenas películas a cargo de Sam Raimi (hoy a cargo de Doctor Strange & The Multiverse of Madness), y un sinfín de traspiés por culpa de un estudio que, si no fuera por la ayuda de Marvel y su MCU, hoy seguiría sin saber qué hacer con uno de los superhéroes más importantes de la historia.
En este informe te vamos a contar las razones de las fallidas incursiones del Hombre Araña en el cine, y como los viejos popes de Hollywood nunca se preocuparon por entender de que se trataba el cine de superheroes, cosa que finalmente cambió con la llegada de Kevin Feige, compañía y el suceso del MCU.

La primera película de Spider-Man, una de terror

Aunque no lo crean, el paralelismo entre ambos superhéroes no termina ahí. Inclusive se podría decir que Superman es injustamente el culpable de todo lo que pasó con Peter Parker en el cine. ¿Por qué? Para eso tenemos que volver en el tiempo a 1983, cuando luego del gran fracaso que supuso Superman III los estudios de Hollywood decidieron cerrarle la puerta a cualquier proyecto que involucre superhéroes en el cine. Ahí estaba la infame Cannon films, una de las productoras más importantes de cine clase B de la historia. La empresa de Menahem Golan y su primo Yoram Globus se hizo con los derechos de Spider-Man a cambio de U$225.000, pusieron a Tobe Hooper (Poltergeist) como director y empezaron los problemas:

Los ejecutivos de Cannon pensaban que el hombre araña era algo así como una versión arácnida del hombre lobo, por lo que la primera versión de la película era algo muy similar a lo que unos años después veríamos en La Mosca de David Cronenberg. El resultado fue una historia en la que Peter Parker trabaja como fotógrafo para Zyrex Corporation. El propietario de la empresa, identificado sólo como el Dr. Zyrex, realiza un experimento en el desprevenido Parker bañándolo en ondas radiactivas. El resultado no es la adquisición de los poderes que todos conocemos, sino que se transformaria en un híbrido de tarántula humana de ocho patas. Durante el resto de la historia, Parker tendria que luchar contra un mutante tras otro, tambien creados por el mismo Dr. Zyrex. Cabe destacar que si bien es un enfoque completamente diferente al que conocemos sobre Spider-Man, esto ya se había utilizado en Amazing Spider-Man #437 donde el villano Plantman le aplica un mutágeno y lo transforma en algo similar pero sin los ocho brazos, algo que en su momento se llamo Spider-Morfosis y que luego evolucionó al conocido Man-Spider de la miniserie “Evoluciona o Muere” del año 2005.

El día que Tom Cruise casi se convierte en Spider-Man

Si, aunque no lo crean Tom Cruise casi llega a convertirse en El Hombre Araña. Esto fue mucho antes de que se lo tuviera en cuenta para el papel de Tony Stark, estamos hablando del año 1985 y la carrera de Tom Cruise comenzaba a despegar luego del suceso de Risky Business y un año antes del lanzamiento de Top Gun. No conforme con el tratamiento que estaba recibiendo su creación, Stan Lee le solicitó a Cannon Films que desecharan la idea de la primera película y crearan un nuevo guión, el cual que quedó a cargo de Ted Newsom y John Brancato. Despidieron a Tobe Hooper y lo reemplazó Joseph Zito (Viernes 13: El Capítulo Final). La historia se centraría en Peter Parker y Otto Octavius, su relación como alumno/profesor y la búsqueda de este último por la “quinta fuerza”, lo cual lleva a un gravísimo accidente de laboratorio, el cual convertiría a ambos en Spider-Man y Doc Oct respectivamente.

El casting de la película era algo bastante sorprendente teniendo en cuenta que era una producción de Cannon, ya que para los papeles principales se tuvo en cuenta a Bob Hoskins (Quien engaño a Roger Rabbit?) en el papel de Otto Octavius y, como contabamos antes, a Tom Cruise en el papel de Peter Parker. Además, el mismísimo Stan Lee se convertiría en J. Jonah Jameson, mientras que Lauren Bacall y Katharine Hepburn fueron tenidas en cuenta para el papel de la Tia May. ¿Por qué la película no paso de la etapa de producción? Otra vez volvemos con Superman. Cannon había obtenido los derechos para producir la infame Superman IV: A Quest for Peace que fue un fracaso rotundo de taquilla y encima se habían metido a producir Masters of the Universe, por lo que los recortes de presupuesto se hicieron cada vez más grandes y de a poco todos los involucrados fueron abandonando el barco.

La llegada de Carolco, James Cameron y el principio del fin

Los fracasos estrepitosos de Superman IV y Masters of The Universe, y una serie de malas decisiones empresariales dejaron a Cannon Films en la quiebra. Eso no detendría a Menahem Golan de seguir adelante con el proyecto de Spider-Man. Ya fuera de Cannon Films, se llevó consigo los derechos de la película y en el año 1990 decidió viajar al festival de Cannes para poder conseguir la plata que necesitaba para filmar. Así aparecen Viacom y Columbia, quienes le compraron los derechos para televisión y video respectivamente, pero lo llamativo sería la oferta de Carolco (Bajos Instintos, Rambo 3, El Vengador del Futuro), quienes le ofrecieron invertir 50 millones de dólares para desarrollar la película a cambio de que Golan solamente quedara acreditado como productor de la misma. Toda una movida de estudios que un tiempo después se terminaría transformando en una bomba de tiempo y en el principio del fin.

En 1991, Carolco «invita» a James Cameron al proyecto de Spider-Man a cambio de 3 millones de dólares. Justo ese año, el director lanzaría junto a Carolco nada más y nada menos que Terminator 2 por lo que era la opción más que indicada para encargarse de la película, además de que no vendria solo, ya que Arnold Schwarzenegger también se sumaría al proyecto en el papel del Dr. Otto Octavius como uno de los villanos del film junto con Electro y Sandman.
En la primera versión del guion, Peter Parker sería una persona adulta, por lo que Cameron quería a Michael Biehn en el papel. Biehn era alguien a quien Cameron conocía bien, ya que habia sido Kyle Reese en Terminator y el cabo Hicks en Aliens.
Lamentablemente esta versión de la película, mucho mas oscura y madura, y que incluía una escena de sexo entre Peter y Mary Jane en el Puente de Brooklyn no prosperó y se decidió cambiar el enfoque a una versión de Peter mucho mas joven, por lo que se pensó en Leonardo DiCaprio, que venia de romperla en ¿A quién ama Gilbert Grape?.

Lamentablemente, mientras Cameron trataba de darle forma a lo que podría haber sido una muy buena pelicula. Comenzaría el principio del fin. Los abogados de Carolco usaron para James Cameron el mismo contrato que habían utilizado para Terminator 2, por lo que le dieron plena potestad para elegir quien aparecia acreditado en la película de Spider-Man, así que Golan fue borrado del mapa. En 1993 contraatacó con un juicio contra Carolco que, ya casi en bancarrota, vendió los derechos de Spider-Man a MGM. Esto desencadenaría una ola de juicios entre todas las empresas involucradas, que buscaban sacar a las demás del proyecto, aunque las cosas terminarían muy mal, con Carolco, 21st Century Films (la empresa de Golan) y Marvel en Bancarrota.

Con Marvel en bancarrota y los derechos de Spider-Man en el medio de varios juicios por fraude, el futuro no pintaba bien para el heroe aracnido, aunque un impensado personaje se encargaría de arreglar las cosas. Nada más y nada menos que James Bond!

No se pierdan la proxima parte del informe de Spider-Man en el cine!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí