En 1986, comenzó a publicarse una de las obras más importantes, leídas e influyentes del cómic de superhéroes en todo el mundo, WATCHMEN de Alan Moore y Dave Gibbons . En 2018, 32 años después, la historia del escritor británico es retomada por un dúo de grandes autores, Geoff Johns y Gary Frank . DOOMSDAY CLOCK, una de las secuelas más polémicas y esperadas de los últimos años, la saga que colisiona los universos de Superman y Doctor Manhattan.

Gran parte del atractivo de Watchmen proviene de su ambigüedad, política y moral, todo queda con más preguntas que respuestas, instancia en la que Alan Moore da lugar a las reflexiones del lector.
El deseo de Geoff Johns en DOOMSDAY CLOCK es crear una continuidad y una reinserción en el universo WATCHMEN, desde la estructura de la historia en doce episodios, hasta el desarrollo de cada una las páginas, con los espléndidos dibujos de Gary Frank. Prima en la totalidad de la obra el paralelismo de aquel mundo sin esperanza, como el creado por Moore junto a Dave Gibbons, y otro –el universo DC- que se aferra a la esperanza, aún en las más adversas condiciones sociopolíticas nunca antes vistas.

Hace años, el evento FLASHPOINT parecía ser el reinicio habitual del Universo DC. Sin embargo, en el transcurso del reciente “DC-Rebirth”, descubrimos que una fuerza misteriosa era la verdadera responsable de los cambios en la realidad de Superman, Batman y demás personajes. El misterio se profundizó cuando apareció el misterioso botón/pin ensangrentado de El Comediante en la Baticueva. Posteriormente Batman y Flash, investigaron el origen de este icónico objeto, y terminaron presenciando la muerte de Eobard Thawne (el Reverse-Flash), provocada por un ser azul que dejaba poco lugar a la duda, al menos para los lectores de la novela gráfica de Moore y Gibbons.

¿DE QUÉ SE TRATA DOOMSDAY CLOCK?
DOOMSDAY CLOCK se presenta no solo como la secuela de WATCHMEN, sino como la entrada canónica de los protagonistas de Watchmen al universo DC. El vínculo entre las dos realidades solo podría ser el Doctor Manhattan, un ser muy poderoso que en el final de Watchmen afirmó querer dejar su propia galaxia por otra o incluso crear una desde cero. Y parece haber tenido éxito en su intento.
La historia transcurre unos meses en el futuro con respecto al presente del universo DC , en un contexto inmerso en la tensión sociopolítica internación que tiene el banquillo una la” teoría de la conspiración de los superhombres”. De hecho, la comunidad internacional cree que la mayor parte de » los superseres» fueron creados directamente por el gobierno de Estados Unidos. Esto hace que las tensiones aumenten drásticamente en todo el mundo, desatando consecuencias peligrosas.

Mientras tanto, en el universo creado por Moore, el plan de Ozymandias para salvar el mundo no ha funcionado y la guerra nuclear se acerca rápidamente. ¿A quién podría recurrir Adrian Veidt sino al único ser capaz de cambiar la realidad?

El alma de DOOMSDAY CLOCK se divide en dos, entre querer ser una secuela directa (apócrifa para muchos) de WATCHMEN y un contundente evento- CRISIS de DC Comics: Se trata del encuentro entre Superman y Manhattan. Esta omnipotente entidad que solo por curiosidad jugaba con el tiempo sacando y cambiando eventos de pasado.
En lo que respecta al Universo DC, Johns hace un mea culpa y se toma la responsabilidad sobre sus hombros de lo que sucedió a partir de 2011 con New52. Esencialmente DOOMSDAY CLOCK, sirvió para reintroducir a la continuidad a dos supergrupos favoritos de los fanáticos: la Sociedad de la Justicia y la Legión de Superhéroes.

En una sucesión de misterios y giros bien elaborados, Geoff Johns lleva DOOMSDAY CLOCK la trama a un nivel increíble de calidad, con atmosferas muy densas y algunos hechos que requieren un buen conocimiento de los dos universos involucrados. Además, Johns escribe sin miedo a criticar a las personas más influyentes de nuestra sociedad. No solo mencionar, sino hablando de política y moral en términos inequívocos. En estos doce capítulos, en cada uno de las páginas, la iconicidad de los personajes está representada de manera espléndida por Gary Frank, un artista sin precedentes que se supera número a número.

CONCLUSIONES
DOOMSDAY CLOCK no es solo un relato temerario, sobre todo, es una historia válida y convincente. No es fácil desdoblar una obra que ha sido considerada como una de las piedras angulares del noveno arte. Sin embargo Geoff Johns y Gary Frank pueden estar orgullosos de una obra que gana su lugar entre las mejores historias contemporáneas en lo que respecta al ámbito de los superhéroes.

Geoff Johns hace de DOOMSDAY CLOCK una petición de principio, que nos evidencia la naturaleza de DC Comics: manteniendo vigente su legado para seguir el ritmo de las generaciones actuales, como una leyenda en constante construcción y reinvención de sus superhéroes.

Al final, ¿qué nos queda? ¿Una obra maestra? Sin duda un futuro clásico y una excelente pseudo CRISIS, ciertamente mejor que Héroes en Crisis de Tom King. DOOMSDAY CLOCK, está escrita con pasión y amor por género, pero su intención es principal y exclusiva es subsanar y brindar finalmente una explicación sobre deficiencias de DC Comics en los últimos años, pero al mismo tiempo se atreve a una secuela temeraria, respecto de un trabajo seminal del cómic de superhéroes de todos los tiempos.
DOOMSDAY CLOCK es fundamental, porqué todos los mundos necesitan un Superman. Sin ese ejemplo de esperanza, todo se desmorona.

DOOMSDAY CLOCK PRIMERA PARTE
Autores: Johns • Frank
Corresponde a Doomsday Clock #1-6 USA
Formato: Libro | 17×24 cm | 208 págs.

DOOMSDAY CLOCK SEGUNDA PARTE
Autores: Johns • Frank
Corresponde a Doomsday Clock #7-12 USA
Formato: Libro | 17×24 cm | 224 págs
Publicado por OVNI PRESS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí