Netflix parece haberle encontrado el gusto a adaptar videojuegos al anime. Como ya paso anteriormente con Castlevania, que va por su tercera temporada, ahora le toca a Dragon’s Dogma, el juego de rol de Capcom que se lanzó en 2012 para Playstation 3 y Xbox 360.

Lamentablemente, Dragon’s Dogma tuvo la mala suerte de haber sido lanzado luego de dos “grandes” del género como lo fueron Skyrim y Dark Souls, aunque se las arregló para vender la nada despreciable cantidad de 1 millón de unidades, con muy buenas críticas y el apoyo de los usuarios, el cual se incrementó años después con su relanzamiento en PS4 y Xbox One, alcanzando el mote de “juego de culto”. Dragon’s Dogma fue creado por Hideaki Itsuno  (Devil May Cry 2, 3, 4 y 5) , quien traslado la acción frenética y siempre espectacular de los hack’n slash a este mundo de fantasía.

Tomando el juego como base, para irse por las ramas

La historia del anime toma a grandes razgos la del juego. Tenemos a Ethan (Arisen), un joven que vive en la aldea de Cassardis con su mujer, y que tras el ataque de un dragón que aniquila toda la vida en la aldea, incluida su amada, este le arranca el corazón transformándolo en “el resucitado”. Ahora Ethan deberá darle caza al dragón y evitar que el dragón siga desatando el caos en la tierra.

Y de golpe llegan los problemas, la serie se aleja del material original (y ojo, que no hay problema con eso si fuera para mejorar la trama), para empezar a virar hacia una ensalada de conceptos que terminan confundiendo al espectador.

La utilización de los pecados capitales para ilustrar cada uno de los siete capítulos de la temporada no tiene razón, ya que desencadena situaciones por demás injustificadas, con personajes comportándose de una forma totalmente contraria a lo que habíamos visto solo para “justificar” el pecado capital del que trata el capítulo, convirtiendo a la trama en algo completamente incoherente.

Mención aparte para las escenas de sexo y desnudos, que más allá de no pertenecer al videojuego, aparecen solo “porque si”, como si a alguien se le hubiera ocurrido la increíble idea de “¿Si Game of Thrones lo hizo, porque nosotros no?”.

La animación de Dragon’s Dogma es principalmente animación 3D haciéndola pasar por 2D, nada malo en términos generales si es bien utilizada, pero en este caso termina siendo contraproducente. Los movimientos de los personajes son muy toscos, como si saltaran frames (cosa que pasaba en Spider-Man: Into The Spiderverse, pero era hecho a propósito) lo cual le quita dinámica a la animación. Lo raro es que no pasa durante toda la serie, sino en algunos momentos, por lo que definitivamente creemos que es un efecto que no fue buscado.

Conclusion

En términos generales Dragon´s Dogma no es una mala serie, pero tiene muchas cosas que podrían haberse pulido o inclusive cuidado para convertirla en una serie al nivel de Castlevania. Por momentos peca de ser demasiado pretenciosa, aunque los fanáticos del juego le encontrarán el mayor atractivo al verla. Para los demás, será algo simplemente entretenido y no mucho más.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí