Al final de su carrera, Frank Miller decidió reembarcarse en secuelas y spin-offs de Batman (TDK) El Caballero Oscuro, sin duda una de las obras más importantes del cómic mainstream moderno. Después de la una incomprendida continuación a inicios del milenio, el autor tardó otros trece años en emocionarse y volver al ruedo con TDKIII, esta vez junto a Brian Azzarello y Andy Kubert entre 2015 y 2017. Por entonces también escribió un preludio de El Caballero Oscuro junto a John Romita, Jr. Con quien recientemente abordo la figura de superman, autentico antagonista de su caballero de la noche un pin-off Superman Año Uno, ya bajo el sello DC Black Label .

EL REGRESO DEL CABALLERO OSCURO: EL NIÑO PRODIGIO es un nuevo spin-off donde Miller pone el foco en una nueva y joven generación de los personajes mediante una breve historia en el universo de El Caballero Oscuro, llamémosle amigablemente MILLERVERSE, donde es difícil decir si de hecho una secuela de DK III, un spin-off o incluso una realidad alternativa debido a algunas inconsistencias.
Darkseid y el Joker se unen para corromper las próximas elecciones estadounidenses y hacer que Trump sea elegido. Puede parecer extraño que el Joker quiera ley y orden como Trump, cuando él y sus secuaces suelen ser bastante anarquistas.


EL REGRESO DEL CABALLERO OSCURO: EL NIÑO PRODIGIO cuenta una historia donde la juventud estadounidense , junto a la actual Batwoman / Carrie Kelley, Lara y Jon Kent – herederos de Batman, Superman y Wonder Woman-, se unen en una suerte de movimiento y se rebelan contra líderes del tipo Proud Boys , partidarios de Trump, racistas y nacionalistas
Las posiciones políticas de Frank Miller a través de las décadas son realmente ambiguas y sorprendentes: Furibundo vocero contra los ideales presidenciales de Reagan en los años ochenta, puesto de manifiesto en cada capítulo de El regreso del Caballero Oscuro hace más de treinta años. Miller supo pasearse de la anarquía al autoritarismo sin medias tintas.

Acaso el más arbitrario de los vaivenes ideológicos de Miller se dio llegado el nuevo milenio, criticando a los jóvenes del movimiento Occupy, quienes tomaron el centro financiero de Wall Street para protestar por la situación social y económica del de los Estados Unidos. Desde su postura ideológica conservadora, Frank Miller sostuvo que estos jóvenes deberían estar en el ejército, luchando contra al-Qaeda. Por entonces, las páginas de su caricaturesca e infame obra Holly Terror, expresaron el talante islamofóbico extremo del legendario artista.

Hoy Frank Miller alienta la revuelta generacional ante los fascistas promotores de las políticas de Trump ¿Lo hace por oportunismo para reparar su imagen durante la década pasada? ¿Quizás Miller vea en las actuales manifestaciones populares como BLM a los dignos sucesores de los revolucionarios estadounidenses, y a los adeptos al totalitarismo pro-Trump como aquellos que pusieron a un supremacista en la casa blanca?

Traspaso intergeneracional

Al enfrentar a los icónicos villanos de DC Comics contra este joven guardia, casualmente, Frank Miller pasa el testigo de una generación a la siguiente. No es de extrañar encontrar a Greta Thunberg, una joven activista medioambiental sueca impulsada por la lucha contra el calentamiento global, en uno de los recuadros de la última página de este cómic. Un signo de bravura de parte de una jovencita que Miller alude como un comentario (muy) político respecto a la inconformidad, hasta el punto de ser gritada, contra la administración de Donald Trump y el estado actual de las cosas en los Estados Unidos.

Frank Miller y Rafael Grampa se mancomunan en una apuesta simbólica de pasar el testigo a una nueva generación, Frank Miller habrá entregado, como de costumbre, un efusivo lío narrativo en forma de análisis oportunista del presente. Rafael Grampa ( Mesmo Delivrery ) desborda la misma energía comunicativa, compositiva y un sentido de la enfatización del movimiento que Frank Miller, con personajes que danzan plenos de virtud, ligereza y belleza en el contexto de batallas catastróficas .

Después de las secuelas de El Regreso del Caballero Oscuro, Frank Miller ofrece una breve historia con la última generación de héroes de su universo. La historia es ciertamente poco desarrollada pero sorprende desde una postura radicalmente panfletaria, que Miller la hace cuanto menos hace interesante.

Autores: Frank Miller Rafael Grampá Jordie Bellaire
Corresponde a The Dark Knight Returns: The Golden Child.
Formato: Libro | 17×24 cm / 80 pags.
Publicado por OVNI Press

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí