La película Mank , está disponible en Netflix desde el 4 de diciembre . El protagonista es uno de los guionistas, o como cuenta Fincher, el único guionista del célebre El ciudadano Kane (1941) de Orson Welles . Surge así la génesis de una reliquia cinematográfica, ganadora, como era de esperar, del Oscar al Mejor Guión en 1942.

Dando curso a un guión de su difunto padre Jack, el realizador David Fincher  se concentró en el tras bambalinas, en cómo las relaciones laborales y afectivas de Mankiewicz lo llevaron a querer interpelar  la vida del magnate de la prensa William Randolph Hearst (que se convirtió en el ciudadano Kane), arrojando una sombra poco halagadora sobre su imperio mediático y sobre cuánto puede interferir el poder  en detrimento de la verdad.

David Fincher ha realizado películas que han tenido un fuerte impacto cultural, especialmente en Fight Club y Seven, pero probablemente en este aspecto su mejor trabajo sea The Social Network, una historia muy difícil y en un registro poco común para la habitual intensidad de Fincher,  que sin embargo se convirtió en un clásico. Ther Social Network hablaba del nacimiento de Facebook, pero sobre todo de cómo Mark Zuckerberg se convirtió en el centro de atención de los medios de comunicación de todo el mundo. Y es curioso que el protagonista del Ciudadano Kane, Charles Foster Kane, fuera un magnate de los medios con su ilimitado poder capaz de influir en la vida social y política de los Estados Unidos.

Mank se ocupa de una parte de la vida de Herman J. Mankiewicz (un impecable Gary Oldman), un brillante escritor abocado al cine con tendencia a la autodestrucción y al utopismo. Pero la película de David Fincher habla  principalmente sobre el cine con sus excesos, cambios, resurrecciones y los hilos invisibles que  la política maneja en los estudios más resplandecientes de Hollywood. Aquí  se convertirá en un indeseado debido a su ferviente idealismo, alcoholismo crónico y franqueza poco común,  que lo llevará a chocar con algunos de los mayores productores de Hollywood como Irving Thalberg y Louis B. Mayer. Su última oportunidad de brillar en Hollywood llega mediante el entonces enfant terrible Orson Welles , un joven de veinticuatro años tan

David Fincher consigue un gran película que logra su objetivo  de homenajear de manera brillante al cine clásico del Hollywood,  brindándonos una reinterpretación de los rasgos estilísticos (y vanguardias) de la época y da en el blanco de devolver un mensaje claro, una reconstrucción de una época fundamental para la historia del cine. Lo hace sin olvidar a los hombres y mujeres que corrieron detrás de esa gran ilusión que es Hollywood, donde una vez rota esa campana de cristal,  todo resulta oscuro e intrincado.

Con El ciudadano Kane, Mank y Welles efectúan una conmoción dentro de los rasgos estilísticos clásicos de la época dorada de Hollywood, transgrediendo las estrictas reglas narrativas mediante la estructura de la trama, así como en el rodaje y en la postproducción, apelando a las distancias focales cortas y una edición de carácter revolucionario.

David Fincher aborda en Mank, la génesis de una de las mayores obras cinematográficas donde  se entrelaza la historia de Estados Unidos, la Gran Depresión y las amenazas socialistas: donde los escritores e intelectuales que interpelaron al capitalismo fueron catalogados de comunistas.  La  antesala del macartismo, cuando Hollywood se articuló como herramienta de propaganda, con la complicidad de productores y políticos de turno. Una época en la que el arte convidó pelea con uñas y dientes.

Mank es el registro de una época grandiosa y decadente para el  Hollywoood de antaño, que resulta en muchos aspectos profundamente contemporáneos. Como entonces, incluso hoy el cine está llamado al cambio, a la renovación. Pero para implementarlo, se necesitan grandes artistas. Aquí Fincher construye el marco de una época en torno a un hombre, desde cuyo punto de vista interpretamos las visiones multifacéticas de una sociedad. Varias voces cuentan una historia, como lo hizo Welles en su película, actualizando un retrato eterno del poder mediático y sus engranajes ocultos, frente al cuidado estético y la belleza etérea del sueño de Hollywood.

Por cierto, Fincher no hacía una película en casi seis años, desde Gone Girl (2014). Ha estado ocupado recientemente trabajando el formato de las series con  House of Cards y Mindhunter luego, y Mank se ha estrenado directamente en Netflix. Más señales de cómo la industria del entretenimiento está cambiando rápidamente.

MANK (2020)
Dirección: David Fincher.
Guion: Jack Fincher
Elenco: Gary Oldman, Lily Collins, Amanda Seyfried, Charles Dance.
Plataforma: NETFLIX.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí