Lo que se intuye como una historia de venganza toma giros completamente inesperados, oscilando hábilmente entre el drama, la comedia romántica y el genero de terror.
A Cassie Thomas se le prometió no hace mucho un futuro brillante en la medicina. Desde que abandonó la escuela, ha vuelto a vivir con sus padres y trabajar en un café. Lejos de estar a la deriva, Cassie se ha encomendado una misión, que la empuja a transformarse de noche para lograr su venganza: fingiendo borrachera, aparentemente a merced de hombres que –sorpresivamente- encuentran  a una joven sobria, inquisitiva y decidida, que sin herir a sus víctimas, las provoca a cuestionar su comportamiento tóxico.

Esta cautivadora obra maestra firmada por Emerald Fennell (Showrunner de la segunda  temporada  de Killig Eve) nos hace pasar por un abanico de emociones intensas, donde resuena  la impronta de la era del #MeToo. Promising Young Woman es como una descarga eléctrica, una Comedia negra devenida en un thriller de combustión lenta.

La película tiene entre otras cualidades la de ser completamente impredecible. Entonces, incluso después de conocer los motivos que llevaron a Cassie a renunciar a su sueño, la película no termina con la motivación de saldar cuentas con el pasado, nada más lejano.

Desde el principio, la guionista y directora Emerald Fennell se distancia del subgénero llamado «violación-venganza», porque Promising Young Woman explora nuevas instancias narrativas. Ya que la protagonistas no recurre a la violencia en su búsqueda de justicia, nunca se convierte en verdugo de los hombres a los que se enfrenta,  establece un proyecto de venganza circunscrito, con un aura de misterio constante, con vuelos casi surrealistas, casi Lynchianos , cuyo sentido exacto solo se revela al final.

En el papel principal, Carey Mulligan resulta  extraordinaria. Su Cassie ha dejado de lado su propia vida en beneficio de su misión, donde Cassie asecha a un amplio estándar de masculinidades toxicas, llevándolos a admitir su rol en la perpetuación de un sistema siniestro: La cultura de la violación .

Sería reductivo y erróneo etiquetar a Promising Young Woman como una película de venganza. Ese género está arraigado en el equilibrio binario de estrés y alivio, tanto para el personaje como para la audiencia.  La realizadora Esmerald Fernnell no está interesada en esta estructura reconfortante. En cambio, explora lo intermedio, las bifurcaciones muy reales que el trauma le hace a una persona en un mundo donde no se otorga el alivio de la justicia o incluso la venganza.

Carey  Mulligan lleva a su personaje  a través de una multitud de emociones más allá de los límites del héroe, antihéroe o villano, provocando una tremenda empatía hacia una persona fracturada. Un tour de force descarnado de una actuación que la coloca en paralelo al Travis Bickle de DeNiro en Taxi Driver y el Joker de Joaquin Phoenix.

Promising Young Woman aborda un problema sistémico muy real con el que la sociedad todavía se siente incómoda al enfrentar, y expone esa incomodidad. Su final deja al espectador bajo estado de shock, debido a la elección radical y temeraria de su realizadora Emerald Fennell.

Promising Young Woman está disponible en VOD desde el  15 de enero en diversas plataformas.

Dirección y Guion: Emerald Fennell.
Elenco: Carey Mulligan, Bo Burnham, Alison Brie, Adam Brody, Jennifer Coolidge, Christopher Mintz-Plasse, Sam Richardson y Molly Shannon.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí